Volver
Rusia y Ucrania: consecuencias en el mercado de alimentos
  • Mercados

  • Rusia y Ucrania: consecuencias en el mercado de alimentos

  • El pasado 5 de abril se realizó el primer día del Foro MilkPoint Mercado, el mayor evento enfocado en el mercado de la leche en Brasil. En el primer bloque, los expositores aportaron sus puntos de vista sobre el escenario económico mundial, el mercado de lácteos en Brasil y en el mundo, además de las tendencias de consumo.

    La guerra en Ucrania y sus consecuencias para el mercado global de alimentos fueron ampliamente discutidos en el evento. Luís Otávio Leal, Economista Jefe de Banco Alfa, señaló tres posibles escenarios y desenlaces del conflicto, que considera la situación de mayor impacto en el escenario económico mundial. “Putin, presidente de Rusia, querrá un trofeo. No entró en esa guerra e invadió Ucrania para irse de allí con las manos vacías. La gran diferencia entre estos tres escenarios es cuál sería ese premio”, explicó el economista.

    El primer escenario, denominado “escalada militar”, es menos probable según las predicciones del banco Alfa y estaría basado en medidas más drásticas tomadas por Rusia, que culminarían en una reacción de la comunidad internacional y la entrada en conflicto de la OTAN. En este caso, el premio apuntado por Rusia sería Kiev, la capital de Ucrania, que ya ha demostrado no ser tan fácil de tomar.

    Otro posible -y más factible- "trofeo" para el país sería la conquista de la región oriental de Ucrania, llamada Donbas, que históricamente tiene vínculos con Rusia. En este caso, se produciría una bifurcación de escenarios, con uno menos probable, denominado por el economista como una “solución rápida”, en el que Rusia tomaría rápidamente la región mediante la cesión de los ucranianos, con una resolución del conflicto. y el retiro de las sanciones económicas.

    El otro escenario, considerado el más probable y denominado “paz armada”, sería la resistencia de los ucranianos en la región, lo que llevaría a un estancamiento del conflicto y al mantenimiento de las sanciones. “En este caso, las sanciones no se levantarán y los precios de las materias primas se mantendrán altos”, concluyó Luiz Otávio.

    Un buen termómetro para entender las consecuencias de estos escenarios es el precio del barril de petróleo, que, según el experto, estaría entre US$ 100 y 110, si se establece la “paz armada”. Estos son valores muy cercanos a los de antes de la guerra, pero no son un alivio, según Luiz, ya que el precio del barril ya estaba en alza antes del comienzo del conflicto, debido a los choques de oferta recurrentes en los últimos 2 años.

    “En otras palabras, el gran problema de esta guerra en Ucrania es que agregó un choque adicional a una secuencia de choques que venimos siguiendo desde 2020. Esto generó una inflación totalmente inusual en el mundo”, enfatizó.

    Para Andrés Padilla, economista de Rabobank, la Guerra de Ucrania es “un conflicto que forma parte de un cambio estructural en el mundo, un cambio de menos globalización y más regionalización” y esto tendrá importantes consecuencias en el escenario macroeconómico global.


    Esta “desglobalización”, según los expertos, es un reflejo de la observación de que las cadenas de suministro muy largas, fruto de la globalización y la polarización de las dos grandes economías: EE. UU. y China, no son tan ventajosas en el contexto actual. A pesar de traer los beneficios de un menor costo de producción, son muy frágiles frente a problemas específicos como los observados en los últimos años: la pandemia y la guerra. Para ellos, estas debilidades harán más atractivo regionalizar y diversificar los sitios de producción, lo que probablemente conducirá a un escenario de inflación mundial, debido a mayores costos de producción.

    Sin embargo, para los economistas, esta regionalización puede ser una oportunidad para Brasil. “Creo que Brasil tiene una ventaja allí, con esta neutralidad frente a los dos grandes bloques [EE. UU. y China]; es productor de commodities agrícolas, así como de energía y minerales. Entonces, creo que Brasil tiene una oportunidad de crecer en el comercio mundial en los próximos años”, señaló Andrés, reforzado por Luiz, quien señaló que si Brasil hace los “deberes” (reformas tributarias), atraerá inversiones y “aprovechará de esta globalización 2.0”.

    Otro impacto importante de la guerra de Ucrania es la disponibilidad y los precios de los fertilizantes. Además de que la escasez de estos insumos aumenta directamente los costos de producción, compromete la oferta y el precio de los alimentos, ya que los fertilizantes están asociados a una mayor productividad en los cultivos. El tema afectará incluso las próximas cosechas, según Luiz Otávio. “Aunque resolvamos el problema, tendremos este cultivo que se sembrará en 2022 y 2023 con mayores costos”.

    Otro punto de atención es la demanda de productos lácteos por parte de China, que podría verse comprometida si el país decide apoyar más abiertamente a Rusia en su empeño armado. Este escenario conduciría a sanciones económicas en un país que es responsable del 25% de las importaciones mundiales de lácteos, además de varios otros productos alimenticios.

    A principios de año, China ya redujo el volumen de compras de lácteos en un 10% con respecto al año anterior, pero el impacto no fue tan grande debido a la oferta limitada. Según Andrés, este (el apoyo explícito de China a Rusia) no parece ser un escenario de referencia, pero merece atención dada la importancia del país en el comercio mundial de lácteos. Luiz Otávio también señaló a China como blanco de atención y subrayó que “después de la guerra en Ucrania, el mundo se volverá hacia el crecimiento de China”, crecimiento que podría verse comprometido por un nuevo confinamiento en Shanghái y problemas en el sector inmobiliario, que también puede afectar la demanda de productos básicos.

    Andrés resumió las consecuencias de la inflación mundial en una proyección para 2023. En ella se puede observar que los consumidores de todas las regiones gastarán un mayor porcentaje de sus ingresos en la compra de alimentos, lo que puede generar inseguridad alimentaria en más clases sociales y países pobres “Sin embargo, esto no solo está relacionado con la guerra en Ucrania, sino también con el cambio climático, aumento de costos en las cadenas logísticas, problemas políticos en comercio, energía, etc.”

    Pensando específicamente en los productos lácteos, Padilla dijo: “Los productos lácteos competirán más con otros productos alimenticios y esta competencia será más feroz en los próximos años”. Esta afirmación fue corroborada por Mikael Quialheiro, de Nielsen, quien trajo datos que mostraban la inflación ya activa en los productos alimenticios y el aumento en el ticket de la canasta básica de alimentos brasileña, además de una caída en el índice de confianza del consumidor.


    Mikael mostró que, según datos de Nielsen, los artículos de alimentación fueron los artículos que más penalizaron el bolsillo de los consumidores, con una inflación del 30% desde 2019. Con ello, dice que los precios más bajos (productos más baratos o envases más pequeños) son el gran motor que dirigir el desarrollo de productos en las industrias y orientar a los consumidores en la elección de marcas.

    Por otro lado, Quialheiro consideró que las clases económicas más altas pueden pagar por productos premium, no extinguiendo la importancia de los productos de esta categoría. En estos casos, según el experto, el motor del consumo es la practicidad. “Tenemos dos momentos ahora, por un lado, la clase alta que logró ahorrar en la pandemia y ahora puede gastar más y, por otro lado, la población que gastó durante la pandemia y ahora no puede gastar. Entonces, ¿qué les vamos a ofrecer?”.

    Más específicamente sobre Brasil, Valter Galan, de MilkPoint Mercado, trajo un resumen del año 2022 hasta el momento y las perspectivas para los próximos meses en el mercado lácteo. El año comenzó con poco incentivo a la producción, debido a los altos costos y baja rentabilidad para el productor de leche. Las importaciones no fueron muy competitivas, dados los altos precios en el mercado mundial, y por la misma razón, las exportaciones brasileñas se volvieron competitivas.

    Todo este escenario culminó en una baja disponibilidad per cápita de leche en comparación con el año anterior. Sin embargo, a pesar de la oferta limitada, la demanda también comenzó el año en un punto bajo, principalmente en vista de los menores incentivos gubernamentales para la economía.

    El escenario actual y las perspectivas para el futuro, sin embargo, son bastante diferentes. Los valores al contado de la leche han aumentado considerablemente en los últimos meses, ante la escasez de oferta, lo que indica una reacción en los precios en las granjas.

    Por lo tanto, por el lado del productor, se espera una fuerte reacción en el precio de la leche a partir de abril, además de una pequeña disminución (12%) en el valor del maíz, a pesar de que este mercado sigue siendo extremadamente volátil. “Esto da un aumento significativo en RMCR (Ingresos menos costos de alimentación) desde ahora hasta junio y julio. Hicimos una proyección que tiene en cuenta un aumento de entre 40 y 45 centavos en el promedio Brasil/Cepea hasta junio. Esto se traduce en una recuperación de la rentabilidad del productor en comparación con el año pasado y en comparación con el promedio histórico”.

    Por otra parte, los escenarios futuros de los precios mundiales de los lácteos, así como del tipo de cambio, apuntan a una mayor competitividad de las importaciones. Sin embargo, el analista llama la atención sobre la disponibilidad del Mercosur. “La contrapartida es que el Mercosur tiene poca disponibilidad [de leche] hasta mayo/junio. Están en plena producción fuera de temporada, con una producción estable respecto al año pasado y con muchas ventas ya realizadas. Entonces, las importaciones ganan competitividad, pero hay poca disponibilidad hasta mediados del año Mercosur”. Las exportaciones, por su parte, deben cerrar su ventana de oportunidad.


    Ante este escenario de mayor rentabilidad y posible dinamización de la producción, además de la mayor entrada de productos extranjeros al país, se espera una mayor disponibilidad de leche per cápita que, aunque aún por debajo del año anterior, tendrá una menor brecha en relación a lo que se estaba practicando. En este contexto, Valter destaca que las medidas de inyección económica en la economía son de suma importancia para estimular la demanda.

    Finalmente, el analista de mercado señaló algunos factores que pueden cambiar este escenario:

    Cambio de mercado y aumento de granos (aumento de precios);
    Posibles problemas con el clima y el rendimiento de cultivos y pastos en el sur de Brasil;
    Cambios estructurales implementados: menor base productiva (muchas salidas de vacas y productores), lo que puede provocar un retraso en la recuperación de la oferta;
    Nuevas medidas para dinamizar la economía (ayudas públicas) en conflicto con posibles precios de consumo minorista elevados.
    Ya sea en relación a los precios de los granos, la leche en el mercado internacional y doméstico, los barriles de petróleo o los alimentos en general, los expertos coinciden en que, ante la inflación mundial esperada, los valores difícilmente volverán a los niveles de hace 2 o 3 años.

    Sin embargo, Marcelo Pereira de Carvalho, director general de AgriPoint y moderador del panel de la jornada, llamó la atención: “Volvamos a 2007, los precios de los granos se dispararon, los precios de la leche llegaron a US$ 5000 y todos decían que era un nuevo nivel, que él nunca volvería, y lo hizo. Entonces, creo que hay componentes estructurales [de cambio], pero hay que tener un poco de cuidado, porque a veces tenemos una visión del momento”.

    Fuente: ocla.org.ar y Milkpoint
    Foto: api.rural.ag

    Seguir leyendo
  • 2022-04-18

  • www.cuenca.com.uy