Volver
Continúa desbalance entre oferta y demanda en el mercado mundial de los lácteos
  • Actualidad

  • Continúa desbalance entre oferta y demanda en el mercado mundial de los lácteos

  • El año 2021 cerró con una remisión a planta récord en 2.119 millones de litros de leche. Con exportaciones que alcanzaron los 748 millones de dólares. Y precios de la leche en tambo que mejoraron (US$ 0,35 por litro). Con este escenario el Instituto Nacional de la Leche elaboró su informe sobre Situación y Perspectivas de la Lechería Uruguaya, con un análisis de lo ocurrido en 2021 y una proyección para este año. En él se destaca que la producción primaria creció 2,0% alcanzando un récord histórico con 2.119 millones de litros al tiempo que el precio de la leche en el tambo en promedio, en 2021 creció 21% en pesos y 16% en dólares, favorecido por el incremento del precio de la LPE en el mercado de exportación, principal ingreso de las ventas del sector.
    A lo largo del 2021 se observa un desbalance entre oferta y demanda lo que resultó en un incremento de los precios internacionales de los lácteos (23%) que no se observaban desde el boom de precios de 2014. A principios del año los precios que resultaron de la plataforma GDT alcanzaron en promedio 3.500 US$/tonelada, situación prácticamente similar a los precios 2017-2020 donde en promedio se situaron en 3.200 US$/tonelada (incluyendo la baja momentánea ocurrida en 2020 como consecuencia inmediata de la pandemia). Hacia fines de 2021 los precios estuvieron por encima de los 4.200 US$/tonelada y continuaron al alza en lo que va de 2022.
    El informe explica que por el lado de la oferta, las principales regiones exportadoras tuvieron un crecimiento de la producción ajustado (+0,3%) debido a: mayores costos de producción (38% de 4 incremento en los costos de alimentación) , eventos climáticos e incertidumbres sobre el futuro.
    Nueva Zelanda tuvo un comienzo de estación muy favorable, pero seguidamente el clima frío y húmedo afectó el desempeño en el pico de primavera y el año cerró con una producción estancada (crecimiento anual de +0,1%). En la UE, luego del impulso en primavera, la producción se comportó de forma desigual también debido a que se observaron condiciones climáticas desfavorables y mayores costos de alimentación en algunos países del bloque; el año termina con un estancamiento (-0,4%). En EE.UU, luego de un comienzo fuerte en el primer semestre, en el segundo semestre la producción se desaceleró por los altos costos de producción aunque también hubo efectos desfavorables derivados del clima. En Australia la producción cayó a pesar de buena disponibilidad y calidad de la alimentación y de los mayores precios. La producción se vio obstaculizada por las condiciones de humedad durante el invierno lo que llevó a secar animales más temprano (- 0,8%). Por el lado de la demanda, el crecimiento significativo de las importaciones de China fue el principal factor impulso. La promoción de los lácteos como fuente fundamental de proteínas y fortaleza del sistema inmunológico contribuyó a la mayor demanda en China y los mercados del Sudeste Asiático. En el caso de China, las importaciones crecieron en prácticamente todos los productos lácteos: leche en polvo entera experimentó un crecimiento de 32%, leche larga vida 22%, leche en polvo descremada 27%, suero 15%, queso 36% y 13% manteca. Uruguay se posicionó en segundo puesto como proveedor de China en leche en polvo entera.
    Analizando el escenario hacia adelante, en lo que refiere a los aspectos económicos, el INALE realizó un estudio de escenarios en marzo 2022 para proyectar el precio al productor para los próximos doce meses. Se planteó un escenario optimista y otro pesimista. Para cada uno se mostró cómo se verían afectadas las principales variables del sector: remisión, volumen y precio en el mercado interno, volumen y precio de exportación, para finalmente proyectar el precio de la leche en tambo. Este análisis permitió determinar que el precio en un escenario optimista sería de 45 centavos de dólar y en uno pesimista de 41 centavos de dólar.
    Los precios en marzo 2022 en la plataforma GDT superan en promedio 5.000 US$/tonelada, impulsados por el precio de la leche en polvo entera que alcanzó los 4.700 US$/tonelada. Observando valores históricos, los precios actuales continúan siendo elevados, comparables a los de 2014. No es posible determinar si esta situación es “normal” o “no normal” por lo cual el llamado a la cautela ha sido objeto de declaraciones de diversos analistas internacionales del mercado de lácteos. Entrado el 2022 continúa observándose un desbalance entre oferta y demanda.
    Del lado de la oferta, a lo largo de las principales regiones exportadoras los precios de la leche en los tambos continúan al alza, sin embargo, los márgenes se mantienen ajustados. Se espera que los costos de alimentación permanezcan altos. Y otros factores: el incremento del precio del petróleo, de los fertilizantes, el clima “la Niña” también ejercen presión sobre los márgenes. Los precios recibidos por las principales regiones exportadoras permiten compensar en parte el incremento de los mayores costos, pero no lo suficiente como para incentivar una expansión de la producción. Se estima que en las principales regiones exportadoras se producirá una caída continua en la producción de leche en el primer semestre de 2022. El pico de producción en el norte no presenta mayores movimientos. Para el segundo semestre se estima una leve recuperación que se extenderá hasta el primer semestre de 2023. Para 2022 Rabobank estima un incremento de 5 0,9%. Una variación en el mismo sentido 6 estima USDA.
    Del lado de la demanda. Se espera que China desacelere sus compras; se requiere que la acumulación de inventarios disminuya, pero no dejará de ser un comprador fundamental en 2022. Se aprecia una mayor demanda de países del Sudeste Asiático, Norte de África y de Medio Oriente, esta más que compensará 7 la merma de la demanda china. La campaña de promoción de los lácteos como fuente fundamental de proteínas y de fortaleza del sistema inmunológico ha sido uno de los factores que ha incrementado la demanda en China durante la pandemia y este es un motivo por el que se ha ido arraigando en la población. Hay un factor que no ha de despreciarse, cuando la inflación internacional llegue al consumidor sacaría presión de la demanda y podría tener un impacto en el enfriamiento de los precios internacionales.

    Es probable que los cortes en la cadena de suministro a nivel mundial continúen en 2022. Quienes venden, tienen incertidumbre sobre los tiempos del transporte internacional. En una situación así, hay incremento de stocks. También hay incremento de importaciones. Alos países demandantes les preocupa el abastecimiento de productos que son base para la alimentación de sus habitantes. Toda esta situación también ejerce presión sobre los precios. Un aspecto desafiante si bien más estructural, pero que estará presente durante 2022, son los temas medioambientales. Por un lado, la producción láctea es responsable del 2,2% de la emisión de gases de efecto invernadero. Pero a su vez es fuente de alimento de miles de millones de personas. La búsqueda de la solución para una producción sostenible pasa por considerar aspectos económicos, ambientales y sociales. Soluciones a medida para cada país, sistema de producción, quienes producen, de modo de poder avanzar en los aspectos medioambientales sin descuidar otros 8 objetivos.
    El conflicto entre Ucrania y Rusia agrega un factor adicional de inestabilidad para las perspectivas de los precios de los commodities. Sin embargo, hoy no se observa ningún indicio de que las condiciones actuales de desbalance de oferta y demanda en el mercado mundial de leche vayan a revertirse en los próximos meses, que son los fundamentos que mantienen los precios en los niveles actuales, concluye el informe.

    Fuente: inale.org

    Seguir leyendo
  • 2022-05-03

  • www.cuenca.com.uy